Entrevista a Yasushi Kuno

Por Sergio Hernández Beltrán

 

UECHI RYU KARATE-DO I

YASUSHI KUNO 4º DAN

 

ZANSHIN – ¿Edad?

Nací el día 20 de Marzo de 1961, tengo 31 años.

 

Z – ¿A qué edad empezó a aprender Kárate?

Cuando tenía 7 años, con mi padre, y un año después con el Maestro Satoru Shinki (Noveno Dan), y Osamu Shimonaka (Octavo Dan). El Maestro Shinki era consejero de la Federación Japonesa de Karate-Do, y actualmente es el Presidente de la Federación Japonesa, que agrupa a los aficionados pertenecientes a los Clubs de Karate, que tienen esta sección en la empresa donde trabajan.

 

Z – ¿Has conocido otros estilos?¿Cuáles?

El Maestro Shinki tenía amistades prácticamente con todos los Maestros de todos los estilos; Pués claro que conozco a todos! El, ahora organiza la Asociación “Suiren-Kai”, para investigar y mejorar el mundo del Kárate actual, uniendo a todos los karatekas de todos los estilos.

 

Z – ¿Dónde entrenó?

Por casualidad, el Maestro Shinki abrió un Dojo muy cerca de mi casa en Osaka, y primero se apuntó mi padre como segundo discípulo del Maestro, y yo me integré después. No he dejado nunca de practicar, y ahora practico más todavía. Pienso que la obligación del Maestro es estar siempre preparado; Si el alumno mejora, yo tengo que estar más allá para poder guiarle. El camino es infinito.

 

Z – ¿Viajó alguna vez a la central de Okinawa?

El Dojo de Osaka organizaba cada verano un viaje al Dojo Central de Okinawa, para confirmar el avance técnico de cada alumno.

 

Z – ¿En qué año vino a España? ¿Enseña desde su llegada?

Vine a España en 1983, pero no era para enseñar Karate, sino para perfeccionar mi “Español”, que aprendí en la facultad. En el verano del mismo año conocí al Maestro Hirota de Shito Ryu, quien me presentó a un Maestro de Goju, que se encontraba buscando un sustituto para cubrir sus vacaciones, y yo acepté el puesto; Así es que al principio yo enseñaba sistema Goju deportivo, hasta que me convencieron dos amigos para que les enseñara el sistema Uechi-Ryu. Entonces yo no estaba seguro de si debía enseñar Uechi-Ryu, porque la gente aún no entendía el aspecto tradicional del Karate; Y es cierto que aquí en España, cuando se hablaba de Karate, era sólo de su vertiente deportiva (no sabían que el Karate original es distinto), pero mis amigos no habían “probado” nunca Karate y eso les favoreció. Les dije un día “Yo no tengo sitio donde enseñaros, no habrá vestuarios ni duchas, si queréis aprender de verdad ¿os importaría practicar aunque fuera en la montaña?”; la respuesta fue afirmativa, y empecé a impartir clases privadas al aire libre, sin tener un lugar fijo, ni Karategui, llevando solamente un makiwara portatil. En 1986, por motivos de trabajo tuve que dejar de enseñar en el gimnasio de Goju. Un día, algunos de los ex-alumnos me visitaron en mi casa, y me dijeron que querían seguir practicando Karate conmigo; Asimismo me dijeron, que un grupo de alumnos que habían dejado el gimnasio de Goju, también deseaba continuar conmigo. Esto me causó algunos problemas. Así que en 1987, y bajo la estructura del Sistema Uechi, me reorganicé aceptando a todos los que querían aprender Karate Tradicional, y abrí la puerta de enseñanza al público.

 

Z – ¿Existe en nuestro país algún representante más de su estilo?

Tengo autorización especial de mi Maestro para establecer este estilo, y de momento creo que soy el único. El Estilo Uechi aún no es conocido en España, pero en Francia ya hace muchos años que está funcionando bajo la directriz del Maestro Yoshinobu Shimabukuro, y el Maestro Takemi Takayasu; Y en Okinawa, es uno de los estilos más nombrado y apreciado. Cuando sale algún artículo sobre Okinawa en las revistas Japonesas de Karate, casi siempre se habla de Uechi Ryu.

 

 

 

 

 

 

 

 

 


En España, cuando se hablaba de Karate, era sólo de su vertiente deportiva (no sabían que el Karate original es distinto)


 

 

 

Z – ¿Qué relación mantiene en la actualidad con Japón? ¿Y con la Central de Okinawa?

Mantengo relación con el Gran Maestro Satoru Shinki, quien firma todas las titulaciones de exámenes que realizó en España. Esto sucede muy pocas veces en otras escuelas, pues los Maestros en general, no tienen autorización de sus superiores, y tienen que organizar por su cuenta los exámenes de grados, o bien a través de la Federación en la que estén afiliados. Todos mis alumnos tienen títulos originales, al igual que los alumnos de Japón; Aprendiendo y examinándose del mismo modo que ellos, pero aquí en España. La relación con el Dojo Central (Hombu Dojo) de Okinawa es directa. Antes del fallecer el Gran Maestro Kan-ei Uechi, nombró al Maestro Shinki organizador directo del Shuke (Familia sucesora), y nuestra línea apoya al Shuke actual; Kanmei Uechi, el hijo de Kan-ei, agrupó de nuevo a todos los practicantes de Uechi-Ryu para asegurar el futuro del estilo.

 

 

Z – ¿A través de que asociación o federación está reconocida su escuela aquí en España? – ¿Y en Japón?

Como he comentado anteriormente, pertenecemos a la línea de la Familia Uechi y a la Asociación Japonesa de Karate-Do, Uechi-Ryu Shubukai.

 

 

 

Z – ¿Cuál es la diferencia entre Uechi-Ryu y el resto de las escuelas de Karate?

Uechi Ryu siempre ha tenido el concepto de combate real, conservando las técnicas de aquellos tiempos antiguos, cuando los Maestros de guerreros combatían e investigaban para conseguir las técnicas más eficaces y útiles. Además, el fundador del estilo, el Gran Maestro Kanbun Uechi, no quiso modificar las técnicas ni su enseñanza para facilitar al público su aprendizaje; Las realizó tal y como lo hacía su Maestro Cho Tsu Ho, “Técnicas Marciales”.

Por ser un estilo que se ciñe a la realidad, en los Kata del Uechi-Ryu no existe “Hikite” (recoger una mano mientras se golpea con la otra), ni “Kiai” (Grito). El motivo se podría comprobar si se hiciera el combate al K.O., por ejemplo, en el Boxeo nadie grita durante el combate, porque es muy peligroso expulsar el aire cuando se golpea de verdad. En cuanto al Hikite, recoger la otra mano es totalmente inútil en el combate, se pierde la protección (guardia) y el tiempo para una rápida reacción. En Uechi-Ryu, debido a la utilización de las técnicas punteadas, se disminuye el recorrido del disparo y se consigue potenciar todavía más el impacto en la zona golpeada.

El “Hikite completo” debe considerarse y practicarse como la técnica básica del aprendizaje del Karate, y no para su aplicación real.

Sin embargo, en el resto de estilos se modificó el concepto de “BU” (marcial) para dar paso al deportivo, y de este modo poder enseñar en las escuelas públicas, sustituyendo las técnicas peligrosas por inofensivas. Lo que ocurre actualmente, es que, de cualquier Arte Marcial quitamos el espíritu marcial, ¿Qué es lo que queda después? ¿Artes deportivas?; Esto es una trampa mortal para las Artes Marciales, que sin duda caen espiritualmente y técnicamente, ya que pierden su primer objetivo, “BU”.

“BU” es un invento para poder sobrevivir en combate, aunque se tengan condiciones físicas inferiores a las del adversario, por ejemplo la estatura, peso, sexo, etc.

 

 


Uechi Ryu siempre ha tenido el concepto de combate real


 

 

Ya sabemos que los grandes Maestros en general eran poca cosa físicamente, pero utilizaban técnicas terribles e invencibles para hacerse respetar. Si no es así, el concepto del BU se rompe, como sucedió en Ken-Jutsu al convertirse en Ken-Do, Ju-Jitsu al Ju-Do, y se perdieron muchas esencias vitales de estas Artes. Ya no podía ganar la gente pequeña, porque en deporte es muy importante el factor de la condición física. Mi familia era Bushi (Noble), de Kyushu, y el abuelo de mi padre, Hajime Machida era Gran Maestro de Ju-Jitsu, el sucesor del famoso estilo “Kyushin – Ryu Ju Jitsu”, (ahora ya no existe este estilo por no haber sucesor). Mis tíos aún me comentan: “El abuelo siempre se quejaba de que los jóvenes no querían sacrificarse como antes, así que en un futuro cercano, se perderá el espíritu del Arte Marcial. En realidad no se perdió sólo el espíritu del Arte Marcial, sino que casi todos los estilos de Ju-Jitsu tuvieron que desaparecer. Y también decía que su gran amigo Jigoro Kano (fundador del estilo Ju-Do), quiso modernizar y facilitar la enseñanza del Ju-Jitsu para la gente joven, pero no era su intención quitar su espíritu marcial. El quería mejorar Ju-Do más que Ju-Jitsu, sin embargo en el Ju-Do moderno, los alumnos han sido dirigidos sólo al camino deportivo ignorando la parte BU. Podría decirse que el estilo Ju-Do del Maestro Kano también desapareció.

 

 

Z – ¿Qué opinión tiene del karate deportivo? ¿Y de la competición?

Considero que el Karate deportivo es como un hijo del Karate Tradicional, y que siga siendo así, pues habrá posibilidades para progresar posteriormente volviendo a la raíz, añadiéndole el espíritu de BU, y se podrá continuar con Karate-Do toda la vida. La competición es importante para estimular el ánimo del practicante. El mantener el lugar de campeón durante varios años, es muy duro y sacrificado, esto potencia la autodisciplina. Pero todavía en el mundo de la competición deportiva, existen varios problemas, por ejemplo ¿hasta que punto se puede amoldar en el margen deportivo sin romper el concepto marcial? En Japón, cada estilo está intentando aún encontrar el punto de encuentro, entre Budo y deporte de competición. Cada día aparece un sistema nuevo.

 

 


Lo que ocurre actualmente, es que, de cualquier Arte Marcial quitamos el espíritu marcial, ¿Qué es lo que queda después?, ¿artes deportivas?; Esto es una trampa mortal para las Artes Marciales


 

Hay estilos en los que no se permite tener ningún contacto, otros en los que se permite contacto pero con protecciones (casco, peto), incluso contacto total sin protecciones. Además hay miles de combinaciones para convertir el Budo en competición deportiva, por ejemplo: Con o sin casco, se permite o no atacar a los miembros, con un tiempo limitado o en forma de asaltos, etc.

En el caso de Uechi Ryu, desde el principio se mantiene la línea marcial, y al mismo tiempo como competición deportiva, por permitirse todo menos golpear a la cabeza con el puño. ¿Cómo se consigue hacer combate real sin hacerse daño?. En el Uechi-Ryu, antes de practicar combate entrenamos el sistema de musculación contra golpes. Creo que es una solución bastante acertada si se quiere trabajar de forma real, fortaleciendo el cuerpo suficientemente en vez de utilizar protecciones. Es un método tradicional, y con la correcta enseñanza, cualquier persona puede llegar a ese nivel profesional de combate.