Armas de Okinawa

 
Por Carlos Sardina Moreno, instructor de KARATE-DO & KOBUDO
 
 
 
Las armas del Okinawa Kobudo:
 
 
 
 

Rokushaku-Bó

El BÓ o más propiamente dicho el Rokushaku-BÓ, palo de 1.80 metros, es el nombre que recibe el arma principal del arsenal que se estudia en el Kobudo de Okinawa.

En su origen, éste era un instrumento de trabajo de los labradores okinawenses (HYAKUSHO). Se servían del bastón para transportar cargas pesadas sobre sus hombros. También era usado como cayado por los peregrinos y como pértiga para mover las embarcaciones en los ríos.

La madera utilizada para su construcción es la del roble japonés (KASHI) y en general la de otros árboles que sean fuertes -duros- y a la vez flexibles, como lo son los originarios de la zona subtropical de Okinawa.

El BÓ okinawense -también llamado KON (pronunciado “KUN”) por su origen chino- tiene los extremos en disminución, detalle que le diferencia del bastón japonés. Esta forma ahusada (3 centímetros de diámetro en el medio y 2,5 cm. en los extremos) es debida a que así se obtiene una mayor concentración de la potencia en los golpes de punta, hace más fácil su manejo, reduce la rigidez del arma y disminuye la posibilidad de rotura en el choque con otras armas.

Por su longitud era útil en espacios más o menos abiertos, siendo ideal contra armas cortas al usarse desde fuera del campo de acción de dichas armas. Su eficacia, como es natural, se veía disminuida en sitios concurridos o de gran densidad forestal.

Como Arte -llamado BÓ-JUTSU o KONPO, por su origen chino- se desarrolló dentro del OKINAWA-TE o TO-DE, manteniendo y adaptando algunos principios técnicos de modelos chinos.

Al basarse en el conocimiento profundo del KEMPO okinawense, ocurría que en el combate cerrado, la persona que manejaba el BÓ, debía hacer uso de las técnicas de mano vacía, mientras que el palo era utilizado para obstruir o engañar al adversario. A media distancia, el único temor era el posible agarre del bastón por parte del contrario, o que el arma se partiera por la acción enemiga.

El entrenamiento del ROKUSHAKU-BÓ exige, a quien se inicia en su estudio, efectuar un largo entrenamiento de los agarres fundamentales (MOCHI), posiciones (TACHI), guardias (KAMAE), bloqueos (UKE), golpes directos (TSUKI Y NUKI) y golpes circulares (UCHI).

Las técnicas del BÓ de Okinawa son mucho más numerosas que las de otros instrumentos del Kobudo, por eso es el arma de base, la que se estudia en primer lugar y se trabaja durante toda la vida.

Estando presente incluso en la mitología y ceremonial japoneses, no es de extrañar que este arma también tuviera su lugar entre el amplio arsenal de los BUSHI (guerreros antiguos), aunque comparado con el sable (KATANA), el BÓ careciera de prestigio a la vista de los SAMURAI. No obstante, por su efectividad, fue ampliamente usado. Así, de este modo, en el NIHON KOBUDO (camino de las Artes Marciales tradicionales de Japón) más de trescientas RYU (escuela o tradición marcial), incluían el BÓ-JUTSU o arte del BÓ dentro de sus programas de enseñanza. En Japón, los primeros pasos dados para crear esta técnica se acreditan a la escuela TENSHIN SHODEN KATORI SHINTO RYU de KOBUJUTSU.

Naturalmente, la forma de utilizar el BÓ entre los guerreros japoneses y los labradores okinawenses era diferente, por cuestión de origen y de forma.

En Okinawa el palo tiene tal importancia en la cultura tradicional, que hoy todavía se puede apreciar -DOJO aparte- en la famosa fiesta del BÓ, donde se mezcla el folclore con el Arte Marcial.