Queridos papás – ¿Por qué practicar KARATE-DO?

– Porque, auxiliado por sus trabajos psicofísicos y de psicomotricidad, me favorecen en la coordinación de los movimientos de mi cuerpo y me sirve para entender mejor mis estudios.fzan1.jpg

– Porque sabré enfrentarme a los problemas que se me presenten en la vida, ya sean tangibles o intangibles.

– Porque dominaré mi agresividad y sabré reprimir mi propia violencia.

– Porque tendré buenos compañeros y amigos, dentro de un ambiente de buena voluntad, alejado de peligros, drogas, vicios, delincuencia y malas compañías.

– Porque las Artes Marciales son educativas y a través de ellas mejoran los hombres, y los hombres buenos a su vez harán una sociedad buena y comprensiva.

– Porque las Artes Marciales defienden a la humanidad, a la naturaleza, al medio ambiente, son contrarias a cualquier injusticia y aman toda forma de vida.

– Porque dominaré el miedo y las fuertes pasiones para saber discernir lo justo de lo injusto, en caso de duda.

– Porque son la humildad y cortesía que me enseñan someteré a la presunción, egoísmo y vanidad de mi personalidad.

– Porque sabré respetarme y respetar a los demás.

– ¡¡¡ Porque me haré un hombre !!! ¡¡¡ y yo una mujer !!!

Por todo esto y mucho más papás por favor, aunque me castiguéis o yo flaquee en mi ilusión: ¡ No dejéis que lo abandone ! te lo agradeceré siempre, te lo agradeceré toda la vida.
ZANSHIN – CULTURA

Que es karate

El KÁRATE, con el sufijo ”DO”, es un Arte Marcial que busca el dominio de sí mismo. Es el camino hacia la conquista interna del propio individuo.

Literalmente significa: “ El camino de la mano vacía”. (Kara= vacío. Te= mano. Do= camino). El Kárate-Do tiene  entre sus contenidos el no empleo de armas (algo no del todo cierto). El “vacío” (“Kara”) hace referencia a vaciarnos de egoísmos, envidias, discriminaciones, prejuicios, miedos, etc. que condicionan la reacción justa, tanto en el combate como en la vida social; por lo tanto Kárate-Do significaría: el sendero del mejoramiento en la mentalidad humana a través de su práctica Marcial. El Kárate-Do cumple, pues, un fin totalmente social y humano. El Kárate-Do no es ofensivo (por esto hace tanto hincapié en las técnicas defensivas). El “camino” (del sufijo: “Do”) es un camino hacia la luz, por lo que Kárate-Do, desde el punto de vista filosófico, sería: “el arte de combate que nos lleva a la iluminación”. Desde esta perspectiva, tuvo gran influencia el Budismo, el Taoísmo y el Confucionismo. A su llegada a Japón, algunas escuelas tuvieron también la influencia Shintoísta, y, al ser admitido como parte del Budo, se abrió otra nueva dimensión.

Sigue leyendo

La edad y el karate

El profesor o maestro indicará la intensidad del esfuerzo, los descansos y la duración del trabajo. Los mayores de cuarenta años deben  descender los esfuerzos elevados para prolongar su vida y su vida activa como Karateka. Yo tengo más de esos y sigo practicando con una elevada intensidad, pero no todo el mundo es igual ni pensamos lo mismo.

Sigue leyendo

Kárate – Do… ¡¡Descúbrelo!!

 
Por Juan Antonio Quirós Martínez
 
 
AMANDO MI DEPORTE
 
KÁRATE-DO ¡¡Descúbrelo!!
 
 
¿Hasta dónde puedes llegar a través del Kárate-Do?… ¡Descúbrelo!
¿Acaso piensas que el Kárate-Do es una actividad meramente deportiva?…
¡Entonces es que no te has informado adecuadamente! El Kárate es un Arte Marcial. Es la “esgrima” que utiliza todas las posibilidades que ofrece el cuerpo humano para defenderse en combate.
 
 

LAS RAÍCES

El Kárate, tiene sus raíces un tanto oscuras y remotas que se pierden en la historia de Okinawa. Los primeros datos que se tienen son de alrededor del año 1600. Aparece en las islas de Okinawa (el archipiélago de las Ryu Kyu), pero quizás pueda tener influencias Chinas desde su origen mucho antes. La cultura China es muy antigua, se habla de más de cinco mil años; seguramente serán bastantes más; y con sus elevados conocimientos… Refinados conocimientos y poder militar, ejerció influencias en todo su entorno. Esta influencia llegó hasta el mismo Japón, que se nutrió de sus conocimientos hasta que una vez absorbidos, y junto con el que ellos poseían, estableció su propio acervo cultural, diferente y con particularidades singulares.

Sigue leyendo

Entrevista Ignacio Quirós – Las ganas de vivir

 
Por Juan Antonio Quirós Martínez
 
PROTAGONISTAS
 
IGNACIO QUIRÓS
 
¡¡¡Las ganas de vivir!!!
 

¡No existe nada tan agradecido como nuestro propio cuerpo! ¡No existe deporte que dé tanto beneficio físico y psíquico a una persona como la sala de pesas!

¡Efectivamente! Y si no, mirad el ejemplo con el que nos deleita el protagonista de esta historia, que de paso, sirve de homenaje a tan digna persona que entrena cada día ¡no para competir!… Entrena ¡¡¡para sentirse vivo y vivir!!!

 

Un día cualquiera de Ignacio en el gimnasio

¿Quién es ese hombre que no para de entrenar? Se preguntaban en voz baja -entre admirados y sorprendidos-, dos socios nuevos del gimnasio, mientras no dejaban de observar las repeticiones de los ejercicios que hacía este señor.

¿Pero si hace más abdominales y levanta más peso que nosotros? Se decía el uno al otro -no sin cierto asombro-.

¡Claro, aquellos jóvenes estaban viendo entrenar a Ignacio Quirós!; el bueno de Ignacio, debe de tener aproximadamente, porque él dice tener 60, pero esto es mentira, no puede ser, yo tengo 52 y soy ¡su hijo! Ignacio, el pasado día 2 de Febrero cumplió ¡¡¡60 años!!! -los mismos que el pasado año- ¡Felicidades por parte de todos tus compañeros de gimnasio!

Calienta corriendo alrededor del Tatami, hace sus series de abdominales, sus lumbares, press de banca con barra, press inclinado con mancuernas, con la contractora, bíceps de pie con barra, bíceps con mancuernas en el banco scout… ¡¡¡Este hombre es infatigable!!!

Pues no queda ahí la cosa, ya que una vez abandona la sala de musculación, coge un step bajo el brazo, vuelve a entrar al Tatami y comienza una tabla en solitario de step, sí… ¡De Step!

Comprenderéis amigos míos, el porqué aquellos muchachos… ¡Se miraban estupefactos! Era el primer día que hacían musculación y además, nuevos en el gimnasio y, ¡menudo ejemplo en el que fijarse!

A los veinte minutos aproximadamente de estar subiendo y bajando y de hacer diversos pasos a buen ritmo con el step, Ignacio se detiene, agarra nuevamente el step bajo el brazo y lo apila encima de los otros desapareciendo de la vista.

¡Mira ya ha parado! Comentan entre ambos amigos- ¡Qué barbaridad! ¡Eso yo no lo aguanto! Mientras, Ignacio ha desaparecido tras una puerta y momentos después, ¡sale con una escoba, un recogedor, un cubo de agua y una fregona, y comienza a limpiar!

¡Tío, no se cansa! Le dice uno al otro.

Tras la limpieza parcial del gimnasio, deja los utensilios y al rato sale del vestuario vestido ya con ropa de calle.

¡Por fin ha parado! comentan.

¡Es que no es normal que con esa edad pueda entrenar así! Apunta uno de ellos.

Ignacio, agarra un bolígrafo del cubilete de la oficina, un cuaderno de crucigramas y se pone a resolverlos esperando que llegue la hora de irse pero… ¡¡¡Pedaleando en una bicicleta estática!!!

¡No me puedo creer lo que estoy viendo! a lo que el otro añade, ¡ni yo tampoco!

Aquellos muchachos se miran y, no pueden esbozar una cómplice sonrisa de admiración.

El resto de socios no le da ninguna importancia, sabe que hace esto y muchas más cosas diariamente.

 

Una actividad que no acaba en el gimnasio…

Como decía, Ignacio hace muchas otras cosas diariamente, entre otras, abre el gimnasio a las siete y cuarto de la mañana, entrena, hace parte de la limpieza , como no puede estar quieto -¡que vitalidad señores!- se le puede encontrar manejando una escalera de unos cuatro metros de altura y cambiando un fluorescente. Manejar la susodicha escalera no es nada fácil excepto para él –porque a parte de ser larga es pesada-. También es fácil encontrarlo corriendo en pantalón corto por la calle cuando va hacia alguna tienda de alrededor, o a cambiar las novelas antiguas del Oeste, de Marcial la Fuente Estefanía.

Sé que lo que comento puede sonar a broma o que estoy exagerando, pero no. Os invito a que vengáis al gimnasio y lo comprobéis vosotros mismos.

No voy a contar toda clase de arreglos que hace, ni las paredes que pinta, ni tampoco voy a contar con detalle el circuito que tiene alrededor de su casa, circuito de unos siete u ocho kilómetros, que solía hacer corriendo por las mañanas de los domingos hasta que se lesionó el tendón de Aquiles; ahora lo hace andando.

Ni que después de salir del gimnasio vuelve a casa muchas veces andando largas caminatas, por ejemplo, de una hora u hora y media, y que lo hace teniendo la posibilidad de utilizar gratis el transporte público, pero es que a él le gusta la actividad.

En su hogar, ahora realiza casi todas las compras, al menos, las de peso, y hace también la limpieza, ya que su mujer está un poco delicada de salud y se cansa.

Los sábados y domingos, después de comer, a jugar al billar, que le encanta.

Lo que peor lleva y le hace sufrir ahora son sus rodillas, y de siempre, su equipo de fútbol, porque es socio desde joven del Atlético de Madrid.

Sé que Ignacio no es una persona común. Por eso, he decidido escribir sobre este proteico hombre. ¡Ya quisiera yo tener esa capacidad, esa vitalidad, esas ganas de vivir y esa alegría!.

Tanto mi hermano como yo sentimos una gran admiración por él y no sólo como padre, sino como persona y deportista; !y es que estamos hablando de un gran deportista, pero también, de una gran persona!

Algunas veces le tenemos que regañar y frenarlo por temor a que se haga daño; es que nos da miedo. Al menos, con las cargas nos hace caso, ahora son de menor peso. Siempre está gastando bromas y lleno de vitalidad. Todos sus compañeros le tienen mucho aprecio.

Lo de Ignacio es punto y aparte. No creo que haya muchos como él. Lo que más me desorienta de este hombre –y entre los compañeros del gimnasio- , es la edad. Todos me preguntan ¿cuantos años tiene? Les respondo que exactamente no lo sé, pero lo que sí sé, es que es imposible que tenga 60 años, yo tengo 52, y soy su hijo menor…

Animo a todas las personas que han superado los 60 años a realizar asiduamente deporte. Con la actividad física mejorará la calidad de vida y la salud.

Amigos míos, ¡¡¡inscribiros a un gimnasio!!!, mirad a vuestro alrededor, seguro que tenéis uno cerca de casa. ¡¡¡Practicad deporte de forma adecuada a vuestra condición física y haced caso siempre de los monitores!!!

S.I.S.

 S.I.S.

Sistema Integral de Seguridad

Este sistema de Defensa Personal contiene la visión de protección desde los aspectos preventivos y técnicos para aplicarse en todas las facetas en que nos movemos en la sociedad.

Por lo tanto, hace incapié en las técnicas defensivas, pero también en el estudio de nuestros hábitos y conductas, en nuestras acciones, reacciones y técnicas disuasorias.

Para más información no dudes en llamar a Juan Antonio Quirós al 915795734.

Virusitis

 
Por Juan Antonio Quirós
 
VIRUS “ITIS”
 
 
 

Ha tardado en salir el número dos, no sólamente debido a deficiencias técnicas ajenas, sino también al hecho de dificultados propias de supervivencia de la misma revista, no voy a engañaros. La falta de publicidad y medios nos lo pone complicado. También estamos experimentando con fechas para encontrar una que sea realmente efectiva. Todas las revistas salen al mercado los días primeros del mes, cuando saben que tenéis el dinero recién cobrado, fresquito. Nosotros estamos tras de alguna otra que nos diferencia también en eso, por lo tanto, durante los próximos números atrasaremos o adelantaremos su aparición, hasta decidirnos por una, y es que nuestra revista, la tuya, es atípica.

Sigue leyendo

En las Artes Marciales – 3ª Parte

 
Por Juan Antonio Quirós Martínez
 
 
AMANDO MI DEPORTE
PRESUPUESTO Y RECONOCIMIENTO
 
 
Cuando se trata de otorgar premios, galardones u homenajes en dichas agrupaciones, asociaciones, federaciones u organizaciones, de reconocer esfuerzos, de valorar el trabajo realizado en pro de la organización, de los más destacados entre sus afiliados, los laureados siempre son los mismos, es decir, primero los dirigentes, segundo, quienes les apoyan y, después, los demás.
 
 
 

 

Parece ser que, aparte de tener el poder, los grados, los votos, también algunos tienen que acaparar los premios y los aplausos y, digo yo ¿Dejan algo para los demás? ¿Los demás cuentan solamente para pagar? ¿No hay nadie entre tantos miembros, aparte de ellos, claro, que no haga las cosas lo suficientemente bien para merecer un primer premio?