Aerobic corazón sano

 

Por C. Nercellas

AEROBIC – CORAZÓN SANO

 

Está demostrado por la ciencia médica, y sobradamente aconsejado por expertos y estudiosos de la misma y del deporte que la actividad física favorece la salud en todos los aspectos, pero concretamente el corazón se beneficia de una manera significativa.

Coincidiendo con el Día Mundial de la Salud patrocinado por la Organización Mundial de la Salud, bajo el lema “al ritmo del corazón”, celebrado el pasado 7 de Abril, hay que decir que uno de los grandes problemas, según la OMS, el mayor en cuanto a causas de muerte se refiere, es la enfermedad cardiovascular.

Según este organismo provoca 12 millones de muertes anuales.

Es importante sensibilizar y llamar la atención sobre la gravedad de los problemas cardiovasculares y sobretodo de su PREVENCIÓN.

Enumera la OMS cuatro factores que influyen muy negativamente sobre el corazón:

– Colesterol

– Hipertensión

– Tabaquismo

– Inactividad física

 

Todos se pueden combatir, solo es necesario CAMBIAR EL ESTILO DE VIDA; desde luego una dieta sana, menos grasas animales, intentar no engordad, poca sal, más verduras y eliminar el tabaco nos sirve para controlar tres de los agentes nocivos.

En cuando a la falta de actividad física, sencillamente es imprescindible hoy en día para disfrutar de una buena salud.

En relación AEROBIC – CORAZÓN SANO viene dada la relación por una ecuación inversamente proporcional: a mayor ejercicio físico – menos posibilidades de infarto de miocardio. ¿Cualquier actividad física sirve?, por supuesto, pero si además, ésta ha sido diseñada para trabajar y tonificar el músculo cardíaco, mejor, este es el caso del aerobic.

El corazón se beneficia específicamente debido al “ENTRENAMIENTO CARDIOVASCULAR”, parte fundamental y característica de ésta técnica de entrenamiento que se define como la habilidad para continuar tareas agotadoras que “estresan” los sistemas circulatorio y respiratorio durante largos períodos de tiempo, sin deuda de oxígeno (esto es lo más importante). Esto se desarrolla a intervalos, alternando ejercicio intenso con períodos de recuperación activa, se ha comprobado que con la técnica de entrenamiento de intervalos se obtienen ganancias aerobias superiores que con el ejercicio normal (Laboratorio de Rendimiento Humano de la Universidad de Miami).

Según la OMS el ejercicio físico moderado para iniciados, y el entrenamiento de intervalos, para entrenados (añadimos durante media hora, tres veces por semana, exáctamente lo que debe dedicarse el entrenamiento cardiovascular en una clase), favorece el metabolismo del colesterol, eleva los niveles de HDL (el colesterol bueno), y además provoca la quema de grasas, mejora el estado físico y psíquico y disminuye la incidencia de patología cardíaca debido a que aumenta la frecuencia cardíaca con lo que aumenta la resistencia cardiovascular.

Comparemos pues, esfuerzo y beneficios, midamos trabajo y resultados y veremos si vale la pena regalarnos, por un poquito de constancia, un montón de salud.