Enfermedades infecciosas del niño

Por Antonio Alzina

MEDICINA NATURAL

Enfermedades infecciosas del niño

Erupciones

Se llama de esta manera a los diferentes tipos de lesión que aparecen sobre la piel, adoptando las formas de manchas o parches. Las infecciones víricas en la época de la infancia; que son las que comentaremos; constituyen el grupo de enfermedades que aparecen con más frecuencia acompañadas de erupciones, y entre éstas tenemos el sarampión, la rubeola y la varicela, también hablaremos de la mononucleosis infecciosa.

Las erupciones debidas a infecciones víricas, remiten y desaparecen al tiempo que cede la infección. Cuando las erupciones no desaparecen y persisten después de acabar la infección, requieren un estudio más profundo y tratamiento especializado, prescrito por un dermatólogo o profesional de medicinas alternativas.

Existen más enfermedades que se manifiestan con erupciones, como son el eczema, psoriasis, la culebrina (herpes zoster), el pie de atleta, etc. como erupciones debemos recordar las producidas por las irritaciones químicas: eritema del pañal y la dermatitis producida en algunos adultos cuando entra en contacto con ciertos productos como líquidos o detergentes o después de tomar ciertos medicamentos.

 

Mononucleosis infecciosa

Conocida como “la enfermedad del beso”, afecta generalmente a jóvenes en su segunda década. Comienza con una irritación en la garganta acompañada de fiebre, aumentan dolorosamente el tamaño de las amigdalas y los ganglios linfáticos del cuello. Puede que la depresión aparezca en estas fases y puede que perdure semanas o meses después de haber pasado esta enfermedad. También ocurre que se desarrolle sin la fase aguda, apareciendo paulatinamente debilidad y malestar. Esta enfermedad a veces desarrolla una erupción con ronchas de pápulas pequeñas y secas, cuyo color varía desde un rosa pálido al rojo, aunque las erupciones no son frecuentes; pueden extenderse por la totalidad del cuerpo.

Los tratamientos a base de antibióticos no resultan eficaces. El diagnóstico se confirma tras el análisis de sangre. En enfermos con cierto grado de gravedad se prescribe esteroides pero generalmente no es una enfermedad peligrosa.

Recomendación:

Grosellero negro

Bardana

Tomillo

100 gr. de cada uno

Dos pizcas/cada uno/1 taza infusión, hervir 1 minuto, infusar 5 minutos.

2 a 4 tazas/dia.

 

 

Rubeola

Provocado por un virus, es uno de los padecimientos infecciosos, más frecuentes durante la infancia, aunque no suelen sufrir gravedad recuperándose a los pocos días. Se inicia muy semejante a un resfriado, del cual no se distingue mucho. Tras uno o dos días con el catarro y frecuentemente con la garganta irritada, aparecen las erupciones rojizas, a menudo conjuntamente con la inflamación de los ganglios linfáticos del cuello. Desde los primeros síntomas del catarro, los niños están transmitiendo la enfermedad. Su periodo de incubación es de aproximadamente de 18 días, aunque puede oscilar entre los 10 y los 20.

Las mujeres embarazadas que no hayan tenido rubeola corren el riesgo de que el feto sufra lesiones y malformaciones si llega a padecer la rubeola durante las 16 primeras semanas de embarazo. Las embarazadas pueden cerciorarse de si han padecido anteriormente la rubeola mediante un análisis sanguíneo, único método seguro de diagnóstico. Como prevención está la vacunación de todas las niñas de 11 a 12 años y las embarazadas que sospechen que han tenido algún contacto con algún niño con rubeola, deben consultar al doctor dentro de las siguientes 48 horas.

El tratamiento se basa en bajar la temperatura y aliviar la irritación de la garganta. Es conveniente tomar suficiente cantidad de líquidos.

Al contacto con la rubeola, el paciente puede encontrarse bien, aunque puede notar que tiene algo de fiebre, la garganta irritada y conjuntivitis. A las 48 horas, aparece una erupción por la cara y cuello, descendiendo hacia el tronco y los miembros. Los ganglios linfáticos del cuello y nuca aumentan de tamaño. Pasados dos o tres días la erupción desaparecerá y el niño se recupera. A los siete días, los ganglios habrán recuperado su tamaño.

A los niños con rubeola hay que evitar que tomen contacto con las mujeres que estén en período de gestación.

(tratamiento semejante al sarampión)

 

Sarampión

Es otra de las enfermedades comunes de la infancia. Comienza entre los 10 y 14 días después del contacto con el virus, con fiebre, lagrimeo, mucosidad, tos, estornudos, muy semejante a un catarro intenso. Tras 4 o 5 días, aparece una erupción roja e intensa detrás de las orejas, que después se extenderá hacia abajo desde la cara, cuello, pecho, etc.

Rara vez puede complicarse con la neumonía o con la infección del oido medio (otitis media). Al ser la causa de esta enfermedad de un virus, no tiene tratamiento específico. Para evitar contagios, los niños no deben ir a la escuela durante los 14 días siguientes a la aparición de la erupción.

Tratamientos:

Fase de invasión

(una gota por cada kilo de peso, por año de edad y por toma; dos o tres tomas al día según la edad)

Aceite esencial de:

– Serpol

– Eucalipto

– Canela

0,75 g cada uno

– Alcohol de 60º, 125ml

En fase de estado

(Tres cucharadas soperas para un litro de agua hirviendo; infusar 30 min., añadir un zumo de frutas sin azúcar; grosella o mirtilos, 2-3 tazas por día)

Flores de:

– Tusílago

– Saúco

– Grosellero Negro

A partes iguales hasta llenar un paquete de 300gr

 

Varicela

Esta enfermedad infecciosa es también muy frecuente en la infancia. Posee generalmente un caracter leve y no suelen darse complicaciones. La incuvación dura entre 15 y 18 días aproximadamente aunque puede extenderse entre 7 y 16 días.

La varicela es más contagiosa antes de que desaparezcan las manchas. El paciente se encuentra ligeramente mal pero no lo suficiente como para guardar cama, con lo cual suele estar de pie, jugando y contagiando el virus a todos los que le rodean. Lo normal es que aparezca somnolencia, dolor de cabeza e irritación de garganta. Después vendrán las manchas redondas blancas muy numerosas. Estas vesículas o pequeñas gotas de agua, son más numerosas en la cabeza, cara y cuerpo y menos en los miembros. Más tarde estas manchas son rodeadas por áreas rojizas y comienzan a secarse, formando unas costras que dejan una ligera cicatriz que desaparece con el tiempo, siempre que el niño no se las rasque, algo difícil, pues la erupción es irritante. Para aliviar el picor está la loción de Calamina.

 

Tratamiento del prurito

Aceites esenciales de:

– Menta

– Ciprés aa 3g

– Alcoholato de lavanda csp 125ml

Uso: Aplicaciones locales sobre cada vesícula.

Para drenar se recomienda una taza de flores de pensamiento silvestre en infusión.